Qué no debes perderte en 5 días en la República Checa (en Otoño-Invierno)

Foto: subequetellevo
    

¿Os acordáis de aquella huelga de controladores que causó caos en España?

Pues yo y mi familia nos encontrábamos en el aeropuerto de Barcelona poniendo reclamaciones y sin saber qué sería de nuestro viaje a conocer este país europeo.

Nos tocaba salir el día 4 de Diciembre y con un día de tardanza pudimos llegar a Praga.

Nos decidimos por este país porque mi hermana pequeña se encontraba en Jilhaba (ciudad universitaria cercana a la capital) haciendo el ERASMUS y nos habló maravillas de la zona….así que …. ¡Vámonos!

Nos hospedamos en el Hotel 5* Praha,(actualmente ya no existe) al cual pudimos ir gracias a una oferta de Travelzoo.com. Aún hablamos en casa de él, porque fue el mejor hotel en el que hemos estado jamás.

Nada más llegar a Praga cogimos el coche de alquiler en el aeropuerto (contratado online desde España) y en este momento comenzó la ruta.

Y ahora….subid que os llevo a descubrir

QUÉ  NO DEBES PERDERTE EN LA REPÚBLICA CHECA EN 5 DÍAS

  • Visitar la Plaza de la ciudad Vieja (ubicada entre la plaza Wenceslao y el puente de Carlos)
  • Ir sí o sí al teatro negro. Es una obra de Teatro donde tanto el fondo como los actores están completamente  de negro, y  muestran objetos iluminados, fosforescentes…creando un guión mudo espectacular.  Nosotros fuimos a ver el teatro llamado”Beatles”, el cual fue más que recomendable. En su día nos costó 18 euros.

  • Probar uno o dos pasteles tradicionales llamados Trdelník.  Es una masa de harina enrollada en un pincho de madera  y que se asa  al fuego de unas brasas  mientras que gira sobre si mismo. La encontrarás en los puestos de los mercados callejeros.                                                                                                                  

 

  • Quedarte asombrado viendo el reloj astronómico situado en la torre del antiguo ayuntamiento. Lleva allí desde  1410 ( medieval). Este reloj indica las 24 horas de día, representa las posiciones del sol y de la luna en el cielo, además de otros detalles astronómicos. Cuando el reloj da las horas van saliendo las figuras animadas de los 12 apóstoles. También tiene un calendario circular con medallones que representan los meses del año.
  • Si vas en fechas cercanas a la Navidad no te pierdas los mercadillos navideños callejeros        
  • Darte un gustazo comiendo Goulash, que es un plato especiado, elaborado principalmente con carne de res, cebollas, pimiento y pimentón. (Yummy!)  

                   

  • Cenar, beber y pasárselo genial en la cervecería más antigua de Praga. Se llama U-fleku 
    http://ufleku.cz/

     

  • Fotografiar la Torre de la pólvora.  La podemos ver en la entrada de la Ciudad Vieja, y está allí desde 1475 pero adquiere su nombre actual debido a que en el siglo XVII  la torre comenzó a utilizarse como lugar de almacenamiento de la pólvora. Se puede subir por 3.50 euros y tener buenas vistas de la ciudad.                             
  • Ir a ver la “Casa Danzante”Antes de llegar al puente Carlos,a orillas del río Moldava, te encuentras este aerodinámico edificio también conocido como “Fred and Ginger” por su semejanza con los bailarines. Se encuentra en la calle Resslova Street, muy cerca de la estación de metro Karlovo Námestí.                                        

 

  • Esperar tu turno en la calle más estrecha con semáforo del mundo. Situada en el barrio de Mala Strana, cerca del Museo Kafka, es considerada una de las calles más estrechas del mundo, mide en su parte más estrecha 70 cm,  y es la única que cuenta con un semáforo para controlar la circulación. Su origen se debe a los incendios en el s.XVI. donde las casas eran de madera y estaban muy juntas unas de otras, así que para que no se propagará en fuego rápidamente se obligaba a construir estos  callejones cortafuegos.

  • Pasear por el Puente Carlos. Es peatonal, y tiene a lo largo 30 estatuas situadas a ambos lados de éste, muchas de las cuales son copias. El nombre se debe al de su creador, Carlos IV, que puso la primera piedra en 1357.      Parada obligatoria en el lugar desde donde fue arrojado al agua San Juan Nepomuceno, donde se encuentra su estatua. Allí pides un deseo poniendo la mano izquierda en la base de la estatua y éste te será concedido.                                                                                                              

 

  • Pasar un buen rato observando y caminando por La Catedral de San Vito. Si vas en invierno no te pierdas las gargolas que hay alredeor de la catedral, son muy expresivas y si ha helado….parece que están vomitando 🙂

  • Subir al monte Petrin en funicular.  Además de ser la forma más cómoda de llegar a la cima es divertida y barata. Cuando estéis arriba no os perdáis las vistas que hay a la ciudad.

  • Reírte un ratito en el Laberinto de espejos (Zrcadlové bludiště Petřín). Desde fuera el edificio parece un pequeño castillo, pero dentro tiene un laberinto de espejos donde verte como un enano o un gigate, delgado como una araña o bien gordo. Hay que pagar entrada.
  • No te pierdas el Monumento a las víctimas del comunismo el cual está cerca de la parte baja del funicular que sube hasta el Monte Petřín. Son un montón de esculturas de figuras humanas bajando por unas escaleras, y a medida que bajan les van faltando partes del cuerpo, simbolizando las pérdidas que conlleva para vivir bajo un régimen.

  • En el monte Petrin hay una torre que se parece bastante a la Torre Eiffel, aunque más baja. No es una visita para ir de propio, pero si has ido por allí, no te la pierdas.

  • Dedicar toda una tarde al barrio judío,Josefov,( zona de Stare Mesto comprendida entre las calles Kaprova, Dlouha y Kozi)Podrás ver sinagogas, el ayuntamiento, una sala de ceremonias y un peculiar cementerio.

  • Si tienes más tiempo y quieres conocer ciudades cercanas no te pierdas Karlovy vary, una ciudad muy bonita conocida por sus balnearios y aguas. Me llamo la atención que está llena de rusos
  • Mi recomendación es ir a Terezin (aunque no tengáis mucho tiempo). Es un pueblo a unos 60 km de Praga el cual es conocido por el campo de concentración que hubo durante la Segunda Guerra Mundial. Suele haber muy pocos turistas y te hará ver cómo vivían los judíos en este tipo de campos. La sensación es indescriptible.

 

Espero que os haya servido de ayuda este post!!!

¡¡Muchas gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *